La piel de plátano

Se giró al escuchar el grito. Y se puso rápidamente la mano en la boca para amortiguar el ruido de una sonora y maligna carcajada.
La piel de plátano se elevaba lentamente a la vez que el joven viandante que la pisó volaba por los aires. Su cara de asombro y susto, parecía sacada de una película de Scream y su pierna derecha parecía estar preparada para hacer un remate de chilena. Los brazos se balanceaban como si de unas olas se tratasen. Finalmente, su espalda chocó contra el suelo, rebotando como si hubiera caído encima de una colchoneta.
La muchacha de la carcajada se dirigió a ayudar al joven pero pisó la piel de plátano…