Palabra del día (21): oligoceno

Saludos. Tras un fin de semana largo, volvemos a la carga. Esta vez la palabra del día de la RAE es

OLIGOCENO, NA (del griego ‘kainos’):

  • Dicho de una época: Tercera del período terciario, que abarca desde hace 37 millones de años hasta hace 24 millones de años.
  • Perteneciente o relativo al Oligoceno.

El misterio de la llave

El anciano encontró la llave en el vaso de la dentadura. La cuestión es cómo habrá ido a parar allí. Maldito Alzheimer. Su casa no tiene cerraduras, ni siquiera la puerta de entrada. Total, no hay nada de valor para sustraer y el anciano… El anciano casi nonagenario ya ha vivido su vida. El hombre intenta recordar porque tiene esa llave, pero solo le vienen a la mente flashes de lo que ha sido su infeliz existencia. Supo el día que cumplió la mayoría de edad que fue adoptado por una familia acaudalada, que le contó que sus padres fallecieron en un accidente a los pocos días de nacer. Poco después, se enteró que su madre biológica lo dio en adopción a las puertas de una iglesia porque carecía de medios para cuidarlo.

El viejo apenas tiene amigos. Es solitario y posee un carácter huraño, áspero, difícil de tratar. Se sobresaltó al oír un ruido, que lo atormentó durante unos segundos.

—¿Hay alguien ahí?—No obtuvo respuesta alguna.

De nuevo el ruido. Le suena familiar, parece el golpe de un martillo. “Claro, si yo soy carpintero”, se dice para él, con una pequeña sonrisa como premio por el esfuerzo que realizó su frágil memoria. Trabajar de carpintero era lo mejor que sabía hacer y desde muy joven se encargó de construir ataúdes para una funeraria. Incluso las personalizaba. Otra cosa no, pero dedicación al trabajo tenía mucha. Vuelve a sobresaltarse. Cae en la cuenta de que la llave abre la puerta de la funeraria. Lo que sigue sin recordar es que hacía en el vaso de la dentadura.

Palabra del día (18): farándula

Aquí regresamos de nuevo. Hoy lunes la palabra propuesta por la RAE es

FARÁNDULA (del occitano ‘farandoulo’):

  • Profesión de quienes se dedican al mundo del espectáculo, especialmente del teatro.
  • Conjunto de personas que integran la profesión teatral.
  • Ambiente nocturno formado por personas famosas de distintos ámbitos, especialmente del espectáculo. (Usado también en sentido despectivo).
  • Compañía ambulante de teatro que, por lo general, interpretaba comedias.

Fiesta mayor

Abrió los ojos e intentó ponerse en pie, pero inmediatamente volvió a caerse. Todo le daba vueltas y tenía el cuerpo dolorido., además de un fuerte dolor de cabeza. Temblaba. Había perdido la sábana que le cubría medio cuerpo. No paraba de tiritar, pese a que lucía un sol radiante. Poco a poco fue recuperando el sentido. Como pudo, se acercó hasta una roca cercana a él y logró sentarse, con la espalda apoyada en ella. Miró a su alrededor, pero no se ubicó. O sí. “Estoy en la isla, uff, menos mal”, pensó para sus adentros. Pero rápidamente cambió de opinión. Aquella no era su isla. Estaba segurísimo. No sabía el que, pero algo había en ella que le hacía pensar que no era la suya. Se levantó a duras penas y se puso a andar, sin rumbo, sin dirección concreta. Contemplaba el paisaje, los alrededores. Se preguntó varias veces si esa no sería una isla deshabitada, pues, tras un largo rato caminando, no había visto ningún indicio de que pudiera vivir alguien en ese lugar. “Mejor”, se dijo a así mismo. “Todo un espacio para mí, para poder inventar y experimentar”. Se sentía solo. Se topó con una especie de  piscina, rodeada de piedra por los cuatro costados y con árboles a su alrededor y, como se notaba cansado, decidió pararse a reposar. Al acercarse a la piscina, vio el reflejo de una cara. Se llevó un susto de muerte, su corazón latía muy deprisa, pero finalmente pudo comprobar que era su cara, el reflejo de su propia cara en el agua. Agua, agua… De repente se acordó de cómo había llegado hasta allí.

Era la fiesta mayor y el Gobernador del pueblo convocó a todos los vecinos a la plaza principal. Don Experimental estaba impaciente por enseñar a sus conciudadanos su nueva gran invención: un barco hecho con troncos de madera y una vela para poder navegar por los alrededores de la isla. Don Experimental, como su propio nombre indica, es un amante de los experimentos. Es uno de los personajes más populares y uno de los más queridos. La gran mayoría de objetos de la isla estaban hechos por él, desde un reloj de cuco (pero en vez de cuco había un loro) hasta un par de farolas que desprendían un halo de luz en medio de la oscuridad de la noche.

Ese día, todos los vecinos lucían sus mejores sábanas, como si de griegos se tratara. Cada día se celebraba el ‘día de algo’ y ése era el día de la sábana, por eso cada ciudadano llevaba esa vestimenta. Hacía un tiempo espléndido, pero quizá no tan perfecto para estrenar un barco. El aire que soplaba del norte no invitaba a probar grandes experimentos. Las cabelleras de los hombres revoloteaban por el viento y algún que otro peluquín consiguió escaparse de su respectiva calva. Don Experimental no quiso hacer caso a Don Perfecto, quien le avisó del posible peligro que corría si salía a navegar. Se había pasado un mes entero en la fabricación de su barco, cuidando con mucho mimo cada madera e incluso contó con la ayuda del Sastre, que colaboró en la elaboración de la vela, y no quería demorar más su puesta en marcha. Todos sus vecinos querían ser testigos de la aventura de Don Experimental y allí, en la playa, en primera fila, agitando pañuelos blancos, se despedían de su amigo, deseándole buena suerte en su primer viaje, El muchacho se alejaba lentamente de la costa y, antes de que el resto de gente pudiera regresar a sus hogares y retomar sus quehaceres, vieron en vivo y en directo como se mascaba la tragedia.